El cuento de los tres cerditos


En una cabaña junto a un bosque  habían crecido tres lindos cerditos bajo la protección de sus  padres. Pero llego el día que estos considerando que ya eran mayores les comentaron a sus hijitos que era hora de que hicieran su propio hogar.

madre de los tres cerditos

Los tres cerditos se despidieron de sus papas, y se fueron al otro lado del bosque a vivir juntos pero en diferentes casas, las cuales tuvieron que construirse ellos mismos.

El primer cerdito, con fama de perezoso dentro de  la familia, dio muestra de ello y se dispuso a hacer una casa de paja que construyo en una mañana. Luego se dedico a dormitar y ver como sus hermanos terminaban sus casas.

El cerdito glotón, el hermano mediano, decidió realizar la casa de madera ya que la veía más fuerte y solo  necesitaba dos días  para terminarla, pues a él lo que realmente le gustaba era pasear por el bosque buscando algo que comer.

El tercer cerdito, el trabajador, prefirió tomarse su tiempo y construyo su casa en piedra, ladrillos y cemento. Tardo una semana pero se sentiría seguro y tranquilo.

A los días de terminar las casas, el lobo de la zona visitó esa parte del bosque, aullando para mostrar su hambre y los cerdito corrieron a sus casas para refugiarse.

El hambriento lobo siguió el olor de los cerdito y dio con las casas recientemente construidas, y dirigiéndose a la casa de paja vocifero: - ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplare y soplare y tu casa tirare! Como el cerdito perezoso no la abrió, el lobo soplo con fuerza, y derrumbo la casa de paja. El primer cerdito, temblando de miedo, escapo  y entro en la casa de madera de su hermano.

El lobo siguió al cerdito perezoso  y justo  delante de la puerta de la  casa de madera, grito de nuevo: ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplare y soplare y tu casa tirare! Pero el  cerdito glotón no la abrió y el lobo soplo y soplo, y la cabaña salio volando. Asustados, los dos hermano salieron corrieron y entraron en la casa de piedra y ladrillos de su otro hermano.

El lobo viendo que esta era la última casa se fue hacia la puerta y grito nuevamente: - ¡Ábreme la puerta!¡Ábreme la puerta o soplare y soplare y tu casa tirare! Y el cerdito trabajador riendo le dijo: - ¡Soplas lo que quieras, pero no la abriré! Entonces el lobo soplo y soplo con todas sus fuerzas y ganas, pero la casa aguantó, y es que esta era muy fuerte y resistente.

El lobo cansado y sin aire, decidió cambiar de estrategia, y con una escalera subió al tejado para bajar por la chimenea y sorprenderlos. Pero el lobo no sabía que los cerditos habían puesto un gran caldero con agua hirviendo en la chimenea y al entrar el feroz animal en el agua y sentir el calor dio un enorme salto que salio disparado por la chimenea y nunca más quiso volver a esa parte del bosque.

Y Finalmente los cerditos vivieron felices en sus casas de ladrillos, pues los dos hermanos aprendieron lo importante de ser un trabajador.

22 comentarios:

  1. que cuento mas instructivo

    ResponderEliminar
  2. pues si, un cuento que enseña unos valores esenciales para que te vaya bien en la vida

    ResponderEliminar
  3. que gran verdad que el cuento te enseña grandes valores, hoy en dia muchos de ellos se han perdido y la gente lo quiere todo rapido sin esfuerzo

    ResponderEliminar
  4. Definitivamente es cierto, los valores se han perdido en estos dias, los padres deberia ser mas estrictos con los niños

    ResponderEliminar
  5. esta cool la pagina, has elegido los colores del los cerditos para hacerla agradable a la vista

    ResponderEliminar
  6. que gran leccion de la vida

    ResponderEliminar
  7. No tienes que hacer las cosas por el camino facil , ya que con absoluta seguridad saldrá mal, sino que debes optar por el trabajo duro, porque aunque cueste te llevara a buen puerto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un antiguo alumno7 de marzo de 2013, 12:25

      mas o menos la ley de murphy

      Eliminar
  8. el clasico de los clasicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. junto con caperucita y pinocho, blancanieves y la cenicienta

      Eliminar
    2. hansel y gretel mas pulgarcita son mis preferidos

      Eliminar
  9. que de cerditos dejados y vagos existen por el mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y que lo digas, pero realmente a todo el mundo durante algún tiempo le gusta ser un cerdito vago, y es que se esta bien.

      Eliminar
  10. que dos buenos compañeros para irse de fiesta son estos dos cerditos

    ResponderEliminar
  11. El cuento de los tres cerditos es un valioso cuento que nos enseña las peripecias de los tres cerditos y nos muestra el valor del trabajo.

    ResponderEliminar